Reseña La cuna caerá

La cuna caerá – Reseña

El título, La cuna caerá, no dice mucho para ser una novela de suspense. No obstante, el subtítulo sí suena interesante (en la edición que tengo yo):

«La aterradora historia de una conspiración médica que debe permanecer oculta a toda costa.»

De modo que cuando leí la sinopsis, cayó automáticamente en mi lista de libros para leer.

No era la primera vez que me topaba con algo de Mary Higgins Clark. Leí hace tiempo Noche de paz y algunos relatos cortos: Polizón, Fontanería para Willy y Un cadáver en el armario.

Desde luego, tiene ganado ser considerada la reina del suspense.

¿De qué va esta novela?

Esta novela de suspense se desarrolla en Nueva Jersey y comienza con el accidente de tráfico de la protagonista, Katie DeMaio. Es una joven viuda, ayudante del fiscal y odia los hospitales.

Ingresa en el hospital Westlake y durante la madrugada de una noche fría y lluviosa, se levanta para cerrar la ventana. En el exterior ve el maletero abierto de un coche, un gran bulto blanco y el rostro de una mujer muerta.

En el siguiente capítulo, la autora nos lleva a otra parte de ese mismo hospital y descubres que un médico ha asesinado a una de sus pacientes, una mujer embarazada, y trata de simular un suicidio llevando el cadáver al domicilio.

Cuando está a punto de marcharse de la casa, pensando que no ha dejado ninguna pista, descubre que a la mujer le falta un zapato: un desgastado mocasín. Aunque trata de solventar el problema, ese mocasín desaparecido será un detalle clave y recurrente a lo largo de toda novela.

La cuna caerá de Mary Higgins Clark

Unas páginas más adelante, averiguas que el cadáver pertenece a Vangie Lewis, casada con Chris Lewis y vecinos de la hermana de Katie. Por tanto, la ayudante del fiscal los conocía y se da cuenta de que aquel rostro era el de Vangie.

No obstante, Katie no está segura de si lo que vio fue real o parte de un sueño. Por eso, tampoco se lo cuenta a nadie.

Se inicia la investigación de la muerte de Vangie porque no está claro que se haya suicidado. Además, el marido parece ocultar algo y es el primer sospechoso.

Cada capítulo va mostrando diferentes partes de la historia. A lo largo de la investigación también surgen aspectos de la vida personal de la protagonista, no tardan en ocurrir otras muertes y el departamento de maternidad del hospital Westlake empieza a resultar muy sospechoso, a pesar de su supuesto prestigio.

No tardas en saber quién es el asesino, pero hasta casi el final no conoces con certeza todos los detalles, aunque algunos se pueden ir suponiendo.

¿Y acaso piensas que el asesino no vio una sombra en la ventana por la que Katie estaba mirando aquella noche? Claro que sí. La propia protagonista está en peligro sin saberlo porque pronto debe someterse a una operación y el médico quiere silenciarla.

Ella ata cabos cuando la ingresan de nuevo para su intervención quirúrgica y, por fin, sabe quién es el asesino, justo cuando ya ha caído en sus manos.

Y entre el suspense, las sospechas y los asesinatos, también hay romance. El forense está enamorado de la joven viuda y ella, a gusto cuando están juntos, aunque le cuesta darle una oportunidad.

Mi valoración

En mi opinión, es una novela donde todo está bien entretejido y el suspense está servido.

Reconozco que me ponía nerviosa conocer los hechos y ver que algunos personajes tenían información fragmentada sobre estos y las piezas del caso habrían encajado en un momento de haberse reunido para exponer lo que cada uno sabía.

Igualmente, considero que la protagonista debía haber contado a sus compañeros lo que había visto aquella noche, aunque pensara que era un sueño.

Y se habría ahorrado caer en la trampa del asesino si se hubiera sincerado con el forense, hablándole de su estado de salud y su próxima operación. En fin, supongo que de ser así, la novela perdería parte de su gracia.

Y tú, ¿has leído La cuna caerá y quieres dejar algún comentario con tu opinión? ¿Alguna sugerencia sobre otra novela de Mary Higgins Clark para leer?

Deja un comentario