Libros usados, ¿qué hacer con ellos?

Qué hacer con los libros usados que ya no quieres en casa

Te gusta leer, sí, no hay duda, y disfrutas rodeándote de libros.

Sin embargo, tus estanterías han llegado al límite. Reconoces con pesar que no tienes hueco para más libros. El cupo está completo. ¡Si hasta tienes montones de cajas llenas de libros debajo de la cama!

¿Vas a empezar a apilar libros por los rincones o piensas que ha llegado el momento de deshacerte de unos cuantos?

Bueno, estaba exagerando un poco. No hay que llegar al punto de “completo” para querer hacer limpieza entre tus libros.

La falta de espacio puede ser una razón, pero también existen otras: libros que no te gustan o que no vas a volver a leer, libros viejos que pierden las hojas cual árbol en otoño, libros que quieres que otros lean, etc.

Sea cual sea el motivo, en este artículo voy a darte 4 ideas sobre qué hacer cuando quieras deshacerte de esos libros usados que tienes en casa y ya no quieres. Tú eliges qué opción te gusta más o cuál es la más conveniente para según qué libro.

Eso sí, te sugiero que antes de decantarte por cualquier posibilidad, coméntalo entre la gente de tu entorno por si alguien estuviera interesado en alguno de los títulos antes de que sea tarde.

1. Regalarlos

Libros usados

Si sabes que a tu primo le gusta leer tal género y tú tienes un buen libro para él, regálaselo.

No es necesario que esperes a su cumpleaños, a su santo o a cualquier otra fecha especial.

En el caso de que tengas dudas, pregunta: Oye, tengo tal libro, ¿te interesaría?

Entre tus familiares, amigos y conocidos habrá lectores como tú, que estarán encantados de recibir alguno de tus libros. Pregunta o, directamente, regala.

2. Donarlos

Si has agotado la opción anterior o has pasado de ella, la siguiente idea que te recomiendo es hacer una donación.

Y te preguntarás: ¿A quién?

A una ONG o asociación

Algunas ONG y asociaciones recogen libros usados, bien para venderlos y obtener financiación para sus proyectos o para llevarlos donde puedan ser necesarios.

Te dejo dos enlaces que podrían serte de utilidad:

Por otra parte, en ocasiones (y puedes aprovechar ahora que se acerca Navidad), se organizan rastrillos solidarios. Tal vez no son exclusivamente de libros, pero les vendrán bien esos ejemplares a los que quieres dar salida. Infórmate de si habrá pronto alguno en tu barrio o ciudad.

A una biblioteca

Hay bibliotecas que aceptan libros usados, de modo que consulta previamente cuál estará dispuesta a recibir tus libros.

Otras organizan de vez en cuando un mercadillo de intercambio de libros (tú llevas unos libros y a cambio, si quieres, puedes traerte otros). Pregunta y descubre cuándo será el siguiente.

3. Venderlos

Si dar desinteresadamente no te convence y prefieres vender tus libros usados, existen librerías de segunda mano o, directamente, puedes ponerlos a la venta en Internet.

Si no sabes dónde puede haber una librería de segunda mano que quiera tus libros, te doy la buena noticia de que existen librerías de segunda mano online.

Por ejemplo, Axiomasbooks. A través de su web, pones a la venta tus libros y, cuando se vendan, envías el paquete por correo y cobras el dinero.

Con estas ideas ya no tienes excusas para quejarte de que se te acumulan los libros y no sabes qué hacer con ellos.

Libros viejos

Sin embargo, si tienes libros en un estado tan viejo y lamentable que te da vergüenza escoger alguna de las posibilidades anteriores o el libro es tan malo que piensas que es mejor que nadie más lo lea, puedes…

4. Reciclarlos

Salva árboles echando los libros viejos al contenedor azul y dale una nueva utilidad a la materia prima con la que fueron hechos.

O recíclalos de un modo original utilizándolos para hacer manualidades. Si te gusta esta idea, echa un vistazo por Internet y ya verás la cantidad de cosas que se pueden hacer.

Y hasta aquí las ideas sobre qué hacer con los libros que ya no quieres tener en casa.

¿Se te ocurre alguna idea más? Déjala en los comentarios.

2 comentarios en “Qué hacer con los libros usados que ya no quieres en casa”

  1. Hola!
    Me parece muy interesante el artículo…
    creo que una buena alternativa si no quiero deshacerme de los libros usados, porque prefiero no acordarme lo caro que me costó, me da pena, o simplemente le he cogido cariño, es ponerlos a que aguanten la puerta como si fuera un gato de arena o sujetar la pata de la mesa cuando se quede coja. 🙂

    Responder
    • Me alegro de que te resulte interesante.
      Una alternativa, sí. Lo mismo hay alguna manualidad para transformar un libro en un gato de arena 😉

Deja un comentario